¿Cómo Solicitar el Permiso de Paternidad si Eres Autónomo?

El permiso de paternidad para autónomos es un subsidio que otorga el gobierno a los trabajadores independientes. Muchos profesionales que trabajan por su cuenta no tienen idea de la existencia de este permiso, motivo por el cual no lo solicitan, sin embargo este es un beneficio al que todos tienen derecho.

Gracias a este permiso, los beneficiarios tendrán acceso a un ingreso mensual durante un tiempo determinado, además de otros beneficios por parte de la Seguridad Social.

Requisitos y trámites para solicitar el permiso de paternidad

Se puede pedir el permiso de paternidad por nacimiento de un hijo, desde el momento en que se dicta la resolución de adopción y desde la decisión administrativa o judicial de acogimiento de un menor.

Los requisitos que exige la seguridad social para solicitar el permiso de paternidad son varios. Andrea Núñez-Torrón Stock  de TicBeat  explica claramente que

“las condiciones que deben cumplir los padres autónomos son básicamente tres: estar dado de alta en el Régimen correspondiente, o en situación asimilada al alta, y estar al corriente de pago de todas las cuotas de autónomo.

También es preciso tener cubierto un período mínimo de cotización de 180 días, dentro de los 7 años anteriores a la fecha de inicio de dicha suspensión o bien, tener cotizados 370 días a lo largo de su vida laboral con anterioridad a la mencionada fecha.

Para pedir la pedir la baja de paternidad para autónomos deberás presentar tu solicitud  a través de los modelos establecidos por la Seguridad Social, acompañados de la documentación correspondiente.

Para presentar el informe sobre la situación de actividad se debe rellenar el modelo correspondiente durante los 15 días posteriores a la fecha del comienzo del descanso, disponible en la web de la Seguridad Social. Debes presentar toda la documentación en cualquiera de los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social o si dispones de certificado digital a través del Servicio: Maternidad y paternidad en la web de la Seguridad Social”.

Los modelos que tienes que cumplimentar son el de “Maternidad- Paternidad” y la “Declaración de situación de la actividad”. La documentación que tienes que aportar junto a estos modelos son: tu DNI, el informe médico del parto y el libro de familia o la certificación de inscripción del hijo en el Registro Civil.

Duración y cuantía del permiso de paternidad

Hasta el año pasado, el permiso de paternidad tenía una duración de sólo 4 semanas, 28 días naturales. Esto a muchos les resultaba indignante en comparación a otros países en los que dicho permiso es mucho más amplio. Un ejemplo de ello es Noruega, donde los autónomos disfrutan de hasta 10 semanas de permiso.

Sin embargo, este año se ha ampliado una semana más. Aunque el plazo aún es considerado corto por algunos, es mucho mejor que en países como Francia (2 días) o Italia (1 día).

En lo que a la cuantía se refiere, Mónica Martínez de Infoautónomos explica que

“durante el tiempo en que disfrutes del permiso de paternidad, tendrás bonificada tu cuota de autónomo al 100%.

Y ¿cuánto cobrarás? Muy atento porque si hasta el 1 de marzo de 2018 cobrabas el 100% de la base reguladora correspondiente a los últimos 12 meses anteriores al nacimiento (o la adopción o acogida) del hijo, desde esta fecha la cuantía diaria del subsidio será del 100% de la base resultante de dividir la suma de las bases de cotización de los 6 meses inmediatamente anteriores a la baja entre 180.

En un ejemplo sencillo. Si durante los últimos 6 meses el autónomo ha cotizado por la base mínima, recordemos 919,80€, multiplicaremos esa cifra por 6 (meses) y la dividiremos entre 180”.

¿Qué ocurre con las cuotas a la seguridad social cuando estás de baja?

El permiso de paternidad te permitirá abstenerte de pagar las cuotas de la Seguridad Social durante el tiempo que estés de baja. En nuestra asesoría laboral te aconsejaremos de las mejores opciones que tendrás. En el pasado esto no ocurría, pero la nueva ley de autónomos indica claramente este nuevo beneficio para los trabajadores independientes.

Ahora que conoces todo lo que necesitas para conseguir el permiso de paternidad no puedes dejar de exigir este beneficio. Conseguirás abstenerte de la cuota de autónomo durante cinco semanas y además recibirás soporte económico. Un trámite que sin duda vale la pena procesar.

Si eres autónomo y necesitas que asesoramiento para solicitar el permiso de paternidad  en Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría te podemos ayudar. ¡Ponte en contacto con nosotros!

¿Necesitas contratar un trabajador? Esto es lo que tienes que hacer

Tanto si eres un emprendedor, un empresario recién constituido o uno ya consolidado, seguramente, antes o después, tendrás que plantearte contratar a alguien.

En algunas empresas es necesario contar con personal desde el principio, mientras que en otros negocios es una decisión que viene precedida de diferentes causas: aumento de la demanda o del volumen de trabajo, nuevas necesidades u oportunidades, etc.

Sea lo que sea, debes saber que todo proceso de contratación según nuestro asesor laboral requiere de una serie de pasos y trámites legales. Si entre tus objetivos está contratar trabajadores, pero no sabes por dónde empezar ¡sigue leyendo! Te vamos a dar todas las claves para contratar a un empleado.

Inscripción del empresario o de la empresa

Según Educadictos
“Un empresario que vaya a iniciar su actividad, tanto si es individual como si es sociedad, debe solicitar su inscripción en la Seguridad Social previamente al alta de los trabajadores. Es un acto administrativo que se lleva a cabo en la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) por el cual se le asigna el denominado Código de Cuenta de Cotización (CCC), único para cada empresario y válido en todo el territorio nacional, para su identificación y control de sus obligaciones con la Seguridad Social. La solicitud se realiza mediante del Modelo TA.6.

Además, como empresario, se debe solicitar un CCC en cada una de las provincias donde se ejerza la actividad (Modelo TA.7). Esta es la documentación a presentar:

* Modelo oficial de solicitud
* Documento identificativo del titular de la empresa
* Documento emitido por el Ministerio de Economía y Hacienda asignando el Número de Identificación Fiscal en el que consta la Actividad Económica de la empresa

Si se trata de una sociedad, además, debe presentar:

* Escritura de Constitución de la Sociedad
* Fotocopia del DNI de quien firma la solicitud de inscripción
* Documento que acredite los poderes del firmante, si no consta en la escritura”.

Afiliación de los trabajadores

Una vez hayas seleccionado a los empleados que quieres contratar, tienes que saber si están o no afiliados en el Sistema de Seguridad Social. Si no lo están, debes darles de alta obligatoriamente para que se les asigne un Número de Seguridad Social.

La solicitud de afiliación se realiza mediante el modelo TA.1, y se dirigirá a la Dirección Provincial de la Tesorería de la Seguridad Social o Administración de la misma provincia en que esté domiciliada la empresa en la que presta servicios el trabajador.

Reportar altas, bajas y variaciones

Además de reportar el alta, los empleadores están obligados a reportar las bajas, altas y variaciones en lo que se refiere a los trabajadores. Esta comunicación se lleva a cabo mediante la presentación del modelo TA.2/S; en el que deben aparecer los datos personales del trabajador, los datos que identifican a la empresa y toda la información relativa al puesto de trabajo: fecha de inicio de la actividad, grupo de cotización, tipo de contrato y ocupación.

En caso de que sea una baja, también hay que especificar la causa de la baja. Asimismo, también hay que comunicar las variaciones de datos identificativos, domiciliarios o laborales de los trabajadores.

Las empresas con menos de 15 trabajadores pueden realizar este trámite de forma telemática a través del Sistema Red.

Registrar el contrato de trabajo en la Administración

“En un plazo de 10 días, deberás remitir copia del contrato al Servicio de Empleo Público Estatal para su registro.
En 2018 hay vigentes 4 tipos de contratos de trabajo: indefinidos, temporales, formativos y en prácticas. El Real Decreto Ley 16/2013, de 20 de diciembre, de medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la ocupabilidad de los trabajadores redujo de 42 a los 4 actuales el número de contratos.

En caso de que los contratos no se formalicen por escrito, el empresario queda igualmente obligado a comunicar en el mismo plazo el contrato efectuado. Este trámite se podía realizar presencialmente en las diferentes oficinas de empleo de tu comunidad autónoma pero ahora es necesario hacerlo online a través de la página del SEPE.” Leer más.

Ingreso de cuotas de cotización

Las nóminas no son lo único que debes pagar mensualmente como empleador. Deberás abonar las cuotas correspondientes de la Seguridad Social por cada uno de los trabajadores que hayas dado de alta.

El importe de estas cuotas vienen definidas por el tipo de contrato y el salario que tenga cada trabajador; a más salario, mayor cuota. En términos generales, la cuota suele suponer un 30 % del coste salarial bruto del trabajador, incluyendo las pagas extras.

Si necesitas cualquier tipo de asesoramiento o servicio en materia laboral (contrataciones, nóminas, variaciones, etc), en Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría en Alcobendas (Madrid) te podemos ayudar. ¡Ponte en contacto con nosotros!

¿Qué tipos de contratos laborales hay?

Un contrato de trabajo es un acuerdo entre un trabajador y una empresa por el que se prestan unos servicios bajo la dirección y organización de la empresa, a cambio de una retribución económica.

Todo contrato tiene una serie de obligaciones y derechos que deben ser cumplidos por ambas partes, como la actividad que se va a realizar, el periodo de prueba, el horario, las vacaciones o la duración del contrato. Desde nuestra asesoría laboral en Alcobendas recomedamos que el contrato acordado sea firmado por las dos partes y presentado en la Oficina del INEM correspondiente.

Tipos de contratos laborales y sus principales características

Tras la reforma laboral, se han reducido a cuatro los contratos de trabajo: indefinido, temporal, contrato de formación y aprendizaje y contrato en prácticas.

Contrato indefinido

Como menciona Infoautónomos

“Los contratos indefinidos son aquellos contratos de trabajo que se conciertan sin establecer límites de tiempo en la prestación de los servicios, en cuanto a la duración del contrato. Son por tanto adecuados para ofrecer estabilidad, compromiso y buenas condiciones laborales a tus trabajadores y lógicamente, entre todos los tipos de contratos de trabajo son los más deseados por los trabajadores.

Su formalización puede ser verbal o escrita, salvo los acogidos al programa público de fomento de la contratación indefinida, discapacitados, etc., u otros que estipulen la obligación de formalizarse por escrito. En todo caso, cualquiera de las partes podrá exigir que el contrato se formalice por escrito incluso durante el transcurso de la relación laboral.”

El contrato de trabajo indefinido puede ser a jornada completa, parcial o para la prestación de servicios fijos discontinuos.

Contratos temporales

A diferencia del contrato indefinido, la relación laboral entre el empresario y el trabajador tiene un tiempo determinado. La duración máxima para este tipo de contratos es de tres años, ampliables a cuatro por convenio colectivo y puede ser a jornada completa o parcial.

Los contratos temporales se pueden clasificar en:

  • Contrato de obra o servicio determinado: Su objeto es la realización de una obra o servicio determinado con autonomía y sustantividad propia. La duración del mismo es el tiempo que dure la obra o el servicio determinado. Al finalizar el contrato se indemnizará al trabajador con 12 días por año de servicio.
  • Contrato eventual por circunstancias de la producción: Tiene la finalidad de atender las circunstancias de la producción como la acumulación de tareas, exceso de pedidos y otras situaciones parecidas. La duración será de un máximo de 6 meses y se podrá formalizar una única prórroga. Al finalizar el contrato se indemnizará al trabajador con 12 días de salario por año de servicio.
  • Contrato de interinidad: Sustituye a trabajadores reservando su puesto de trabajo (como la sustitución por maternidad), suspendiendo el contrato para cubrir temporalmente un puesto durante el proceso de selección o sustitución en periodos de vacaciones. La duración del contrato coincidirá con el tiempo que dure la causa que lo fundamenta.

Contrato para la formación y el aprendizaje

Según Infojobs

“El objetivo del contrato de formación es la cualificación profesional de los trabajadores en un régimen de alternancia de trabajo remunerado en una empresa con actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo.

El trabajador contratado bajo este régimen deberá ser mayor de 16 años y menor de 25 (aunque hasta que la tasa de desempleo se sitúe por debajo del 15% está permitido que los trabajadores sean menores de 30 años). El trabajador deberá carecer de cualificación profesional reconocida por el sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo para concertar contrato de prácticas.

La duración mínima del contrato será de un año y la máxima de tres años. La retribución nunca podrá ser inferior al salario mínimo profesional. Este tipo de contrato requiere dedicar a formación el 25% de la jornada del primer año y el 15% del segundo. Ya sea en un centro formativo acreditado o en la propia empresa.”

Contratos en prácticas

Facilita la prestación de un trabajo retribuido adecuado al nivel de estudios del trabajador. Para ello es necesario que el trabajador posea un título universitario, de formación profesional o título oficialmente reconocido, siempre que no hayan transcurrido más de 4 años desde su obtención.

Los convenios colectivos determinan los puestos de trabajo, grupos, niveles o categorías profesionales en los que puede realizarse este tipo de contrato, así como la retribución mínima (en su defecto el 60% o el 75% durante el primer y segundo año respectivamente del salario fijado para cualquier otro trabajador en el mismo puesto de trabajo), y el periodo de prueba (que en su defecto no debe ser superior a 1 mes para los titulados de grado medio, ni de 2 meses para los de grado superior).

La duración deberá ser de un mínimo de 6 meses hasta un máximo de 2 años, tanto si es a jornada completa como parcial y se podrá prorrogar por periodos mínimos de 6 meses con un máximo de 2 prórrogas.

Si necesitas asesoramiento sobre los tipos de contrato o necesitas cualquier otro tipo de asesoramiento en materia laboral, en Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría en Alcobendas (Madrid) te podemos ayudar. ¡Ponte en contacto con nosotros!

¿SL o Autónomos?: Cuál es mejor para empezar a emprender

Si eres emprendedor y quieres crear tu propio negocio, debes conocer las diferentes opciones jurídicas que tienes para poder elegir la que mejor se ajusta a tus necesidades económicas, personales y comerciales.

Una de las dudas más recurrentes es si optar por una S.L. o darse de alta como autónomo. ¿Cuál de las dos figuras es más ventajosa? Todo va a depender del tipo de actividad y del modelo de negocio que hayas elegido para emprender.

Por eso, en este artículo y desde nuestra experiencia en asesoramiento jurídico te vamos a explicar cuáles son las principales diferencias entre las dos formas jurídicas más comunes en España, los autónomos y las sociedades limitadas.

Comparación Sociedad Limitada y Autónomos

Costes de gestión

Para los autónomos, el coste de gestoría es bastante inferior que el de las sociedades limitadas, ya que los trabajos de contabilidad son más sencillos. Además, desde que se introdujo la tarifa plana, durante el primer año (y en algunos casos el segundo y tercer año), la cuota de autónomos se rebaja, llegando a ahorrarse unos 3.500 euros.

Aportación económica

Según Stelorder

“Para crear una sociedad limitada, se debe aportar un capital social mínimo de 3000,06 €. Para ser autónomo no se necesita aportar ninguna cantidad.
Ahora bien, ese capital social hay que depositarlo en el banco, obtener el resguardo correspondiente y a continuación, se puede disponer de él para los gastos e inversiones del negocio.”

Responsabilidad

Es la principal desventaja del autónomo respecto a la Sociedad Limitada: su responsabilidad ilimitada. A pesar de que existe la figura del emprendedor de responsabilidad limitada, en la mayoría de los casos, el empresario individual responde con su patrimonio personal por las deudas generadas durante el desarrollo de su actividad.

Por eso, si eres autónomo y estás casado en bienes gananciales, antes de empezar, te podría interesar hacer una separación de bienes para no perjudicar a tu familia en caso de pérdidas.

La mencionada figura del emprendedor de responsabilidad limitada permite, tras el cumplimiento de unos requisitos, que el autónomo pueda desarrollar su actividad, teniendo protegido su patrimonio en caso de pérdidas.

La S.L, sin embargo, es de responsabilidad limitada, por lo tanto los socios sólo responderán con el patrimonio de la sociedad. De esta forma, su patrimonio personal estará siempre protegido.

Constitución de la empresa

Crear una S.L tiene costes de escrituras, trámites y capital social que no tiene el autónomo.

Además, si quieres iniciar la actividad rápidamente, el autónomo puede hacerse de inmediato, en un solo día, mientras que una empresa te llevará algo más de tiempo, alrededor de un mes.

Cuidado con adquirir una empresa inactiva para acelerar el tiempo de tramitación, ya que pueden tener cuentas o asuntos pendientes y, en algunos casos, puede ser contraproducente.

Tributación

“El autónomo, una vez se haya dado de alta y comience su actividad, tributará por el IRPF (Impuesto de la Renta de las Personas Físicas) de manera gradual. Esto es, a mayores beneficios, mayor porcentaje de impuestos.

No obstante, existen descuentos en esta cuota del IRPF. En caso de que seas nuevo autónomo, la retención a practicar será de un 7% durante los tres primeros años. Pasado ese plazo, la retención será del 15%. Mismo porcentaje al que se podrán acoger aquellos autónomos que ganen menos de 15.000€ anuales. A estas cantidades hay que sumar la cuota de autónomos.

A diferencia de los autónomos, las sociedades tributan por el Impuesto de Sociedades, IS, querel funciona con un tipo fijo del 25%. Para apoyar y fomentar la creación de sociedades, existen beneficios para las entidades de nueva creación. Así, durante el primer año, estas nuevas sociedades tendrán un gravamen del 15%.” Leer más.

Es importante tener en cuenta que, en caso de los autónomos, ese 7% o 15% es el porcentaje que inicialmente hay que retener en las facturas (y que se liquida trimestralmente), pero eso no significa que sea el porcentaje final de impuestos que haya que abonar. La cantidad final se sabrá una vez hecha la declaración de la renta (Impuestos del IRPF), donde en función de los ingresos y gastos declarados, así serán los impuestos finales.

Si la cantidad final es inferior a lo que el autónomo ha estado abonando a lo largo del año, le abonarán la diferencia. Si por el contrario es superior, tendrá que abonar la diferencia.

Por esta razón, se estima que, fiscalmente hablando, es más ventajoso ser una S.L cuando los beneficios del negocio superen los 40.000 €. A partir de esa cantidad, se paga más impuestos como autónomo que como S.L.

Facilidad de acceso a financiación bancaria

En principio, a las S.L les resulta más fácil acceder a créditos bancarios, ya que sus cuentas son más claras y precisas y generan más confianza económica. Pero esto no quiere decir que se lo concedan al instante, ya que en ambos casos es fundamental tener un aval o garantía.

Imagen comercial

Al igual que el apartado anterior, las S.L dan una imagen más profesional de empresa fuerte y solvente, por lo que a nivel comercial muchas veces son la opción más indicada.

Como has podido comprobar, ambas figuras tienen sus ventajas e inconvenientes. Lo mejor es analizar tu situación concreta y ver qué es lo que más te conviene en este momento. En Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría en Alcobendas (Madrid) te podemos asesorar. ¡Ponte en contacto con nosotros!

Cómo montar una S.L paso a paso

La Sociedad Limitada o S.L es la forma jurídica más común, ya que es la más rápida y práctica para los pequeños empresarios, además del paso más lógico para los autónomos que aumentan sus ingresos.

Si quieres montar tu Sociedad Limitada, sigue leyendo porque te contamos todos los pasos que tienes que seguir para hacerlo.

Registrar el nombre de la empresa

Para empezar los trámites, debes acudir al Registro Mercantil Central (o entrar en su web) y solicitar el certificado negativo de denominación social, un documento que acredita que el nombre que has elegido no coincide con el de ninguna otra sociedad.

En el documento que debes presentar deben figurar 3 nombres diferentes, para que si alguno de ellos ya está siendo utilizado, no tengas que volver a solicitar el documento.

Una vez te den el certificado, la solicitud quedará reservada durante seis meses, aunque su validez legal será de tres meses, teniendo que ser renovada si supera este periodo.

Ingresar el capital inicial

Con el certificado en mano, tendrás que abrir una cuenta bancaria a nombre de la empresa para poder ingresar el capital mínimo inicial de 3000,06€ y que el banco pueda emitir un certificado del ingreso, que posteriormente tendrás que presentar ante notario.

Redactar los Estatutos Sociales

Como escribe Infoautónomos

“Los socios deberán redactar los Estatutos Sociales, es decir, el conjunto de normas que regirán la empresa y que se incorporarán posteriormente a la escritura pública de la constitución.

Afortunadamente este trámite se ha simplificado mucho si creas tu S.L a través de un PAE (Puntos de Atención al Emprendedor), ya que se utilizan unos estatutos simplificados tipo sin coste.

Existen una serie de elementos mínimos que debe contener cualquier Estatuto Social, tales como la denominación de la sociedad, en la que deberá figurar necesariamente la expresión “sociedad de responsabilidad limitada”, el Objeto social o actividad a la que se va a dedicar la sociedad, la fecha de cierre de cada ejercicio, el domicilio social dentro del territorio español, el capital social, las participaciones en que se divida, valor nominal de cada participación y numeración de las mismas y el sistema de administración de la sociedad.”

Hacer la escritura pública de constitución

Una vez que tengas los Estatutos Sociales, tendrás que ir al notario para hacer la escritura pública de constitución que tendrán que firmar todos los socios.

Para ello necesitarás los Estatutos Sociales, la certificación negativa del Registro Mercantil (original), la certificación del banco de la aportación al Capital Social, el D.N.I. de los socios y la declaración de inversiones exteriores (si algún socio es extranjero).

Obtener el N.I.F de la sociedad

Con las escrituras firmadas, hay que ir a la Agencia Tributaria a pedir el N.I.F. (Número de Identificación Fiscal) provisional, además de las etiquetas y tarjetas identificativas de tu sociedad.

Este documento provisional tiene 6 meses de validez.

No olvides llevar el modelo 036 cumplimentado, el D.N.I. y una fotocopia de la escritura de la constitución de la empresa que debe entregarte el notario.

Darte de alta en el IAE y declaración censal

“Te tendrás que dar de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) para lo que tendrás que aportar el modelo 840 y el NIF. Si tu cifra de negocio es menor a 1 millón de euros, basta con que lleves el modelo 036 de la declaración censal donde debes indicar los epígrafes de la actividad que vas a desarrollar.

 En la declaración censal, tendrás que detallar el comienzo de tu actividad. Si quieres modificar algún dato o finalizar tu actividad empresarial, también lo tendrás que hacer a través del modelo 036 o 037. Te pedirán el NIF, el modelo y el documento de IAE.” Leer más.

Inscripción en el Registro Mercantil

Hasta que la sociedad no esté inscrita en el Registro Mercantil de la provincia del domicilio social de la empresa, la sociedad carecerá de personalidad jurídica propia.

Para hacer este trámite tienes un plazo de 2 meses desde la obtención de las escrituras. Necesitarás la escritura de  constitución de la S.L, el certificado negativo de denominación social y una copia del N.I.F.

El registrador mercantil la calificará y, si todo está bien, la autorizará.

Obtener el N.I.F. definitivo

El último paso es acudir a la Agencia Tributaria para canjear la tarjeta provisional de N.I.F. por la definitiva.

Además, tendrás que solicitar la firma electrónica (o renovarla en caso de que haya caducado), ya que en nuestro país las personas jurídicas están obligadas a utilizarla en casi todos los trámites con las distintas administraciones.

Si quieres olvidarte de todos los trámites que implica crear una sociedad limitada, ponte en contacto con nosotros.

Tramitalia, a través de colegio de economistas de Madrid, tiene un convenio con el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio por el cual forma parte de la Red de Puntos de Atención al emprendedor.

Podemos iniciar el trámite administrativo de constitución de la sociedad a través del Documento Único Electrónico (DUE), por el cual podemos constituir una sociedad en tan solo 48h .

photo credit: ThoroughlyReviewed Legal Contract – Must Link to https://thoroughlyreviewed.comvia photopin (license)

Los 7 pasos a seguir para conseguir una subvención

¿Quieres pedir una ayuda o subvención, pero no sabes por dónde empezar? Es normal que te asalten un montón de dudas, sobre todo si es la primera vez que lo haces.

Por ello, te vamos a explicar cuáles son los pasos que debes seguir para solicitar con éxito una subvención o ayuda pública.

Pasos a seguir

Información y búsqueda de la subvención

El primer paso para solicitar una subvención es conocer el tipo de ayuda o subvención a la que podemos optar. Para ello, hay una serie de fuentes y buscadores, tanto públicos como privados, que recopilan todas las ayudas vigentes para emprendedores, autónomos o empresas.

Puedes mantener una vigilancia sistematizada de algunas de estas páginas. En algunos casos, también tienes la opción de recibir alertas de las subvenciones que te interesan mientras todavía están en plazo.

Preparar la documentación de la solicitud

Para presentar la solicitud de una ayuda hay que preparar correctamente la documentación requerida, que puede variar de una subvención a otra. Si no sabes manejarte con los documentos, te aconsejo que busques ayuda de un asesor. En Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría, te podemos ayudar. Nos encuentras en Calle de la Libertad, 35, en Alcobendas, Madrid.

La administración pública generalmente utiliza la gestión digital, por lo que seguramente tendrás que tener actualizada la firma digital para poder presentar correctamente la documentación.

Cada vez es más habitual (sobre todo en subvenciones destinadas al emprendimiento) el requerimiento de un proyecto empresarial, para garantizar la viabilidad de la actividad que vas a realizar.

Este proyecto puede requerir que expongas el plan de empresa, las actividades y medios que vas a utilizar para ejecutar dicho plan, los balances económicos esperados y la previsión de resultados.

Solicitud

“Es el periodo en el cual, una vez ha salido publicada la orden de convocatoria (que indica las normas por las que se rige la subvención), se tramita y presenta la solicitud del proyecto. La solicitud siempre se debe presentar dentro del periodo establecido para ello.

Una vez cerrado el plazo de presentación, la administración tiene un periodo de tiempo para requerir documentación adicional  a la empresa solicitante, en el caso de que esta esté incompleta o haya errores que subsanar.” Leer más.

Una vez que has presentado la solicitud, se te asignará un número de expediente y será estudiada por un técnico de evaluación, quien verificará si presentas todos los requisitos contemplados.

Resolución

Será el organismo que gestione el programa de subvenciones quién resuelva si te conceden la subvención o no. Generalmente, la respuesta se envía por correo certificado, en un plazo que puede ser entre 15 días y varios meses.

Si es positiva, se te informará de las condiciones de la ayuda, especificando el importe, periodo de tiempo para su justificación, etc. Y si es negativa, se te informará de los motivos por los cuales no ha sido aprobada.

En ciertas subvenciones, hay que presentar un escrito aceptando la subvención y las condiciones. En otros, además, hay que presentar documentación de inicio del proyecto.

Justificación

Antes de cobrar la ayuda, es necesario presentar aquellos documentos que demuestren la realización de las inversiones como las facturas y justificantes de pago, memoria o documentación gráfica de las inversiones realizadas, puestos de empleo creados, etc.

Cobro de la ayuda

Como menciona Canarias Digital

“Luego de recibir la resolución correspondiente, en condiciones ideales, sin ningún contratiempo, debes estar recibiendo el importe correspondiente dentro de tres a seis meses. En caso de existir algún tipo de problema, como por ejemplo retrasos en los procesos de administración, el cobro puede demorarse un año o un poco más.

Es importante saber que se debe estar al día con los pagos de Seguridad Social y Hacienda para que puedas recibir tu importe. De lo contrario, tendrás que saldar primero las cuentas pendientes”.

Seguimiento del uso de la subvención

Cobrar la subvención no es el fin del proceso, ya que empieza una fase de seguimiento en la que el organismo gestor se encarga de verificar las asignaciones de importes. Durante este proceso, te pueden solicitar cualquier documento que valide el destino de los fondos que recibiste.

¿Dónde podemos ver las subvenciones y ayudas que hay?

Una parte importante del financiamiento de tu idea, negocio o empresa es aprovechar cualquier ayuda pública o subvención a la que puedas optar. Por suerte, hay una gran cantidad de ayudas y subvenciones tanto europeas (UE) como estatales, regionales, provinciales y locales, especialmente para autónomos y pymes.

Y aunque hace unos años buscar una subvención o ayuda era una tarea complicada, no solo debido a su mínima disponibilidad, sino también a la escasa información que había, esto ha cambiado bastante.

Hoy en día, hay una gran variedad de fuentes donde informarse de todas las subvenciones disponibles para los autónomos y las empresas, tanto las que hay para crear una empresa, como las que facilitan la contratación, la innovación o la inversión.

Estos son algunos de los buscadores especializados en ayudas y subvenciones, tanto públicos como privados.

9 sitios donde enterarse de todas las subvenciones

Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE)

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) forma parte del Sistema Nacional de Empleo. En su web encuentras información detallada sobre las ayudas, incentivos y bonificaciones existentes, así como los criterios de concesión de las ayudas por parte de la Administración General del Estado y de las Comunidades Autónomas.

Consejería de cada CCAA

“Cada comunidad autónoma gestiona ayudas y subvenciones para la creación y modernización de empresas innovadoras. Se trata de subvenciones que oscilan entre el 15% y el 40% de la inversión destinada al proyecto.

Para conocer los programas disponibles, deberás contactar con la Consejería encargada de esta área en la Comunidad Autónoma en la que radique el negocio o bien utilizar alguno de los directorios/buscadores de subvenciones y ayudas para empresas que existen, ya que dependiendo de cada región, el establecimiento de las bases, condiciones de concesión, requisitos, plazos, cuantías, etc., será distinto.” Leer más.

Cámara de Comercio

La Cámara de Comercio de España, junto con las Cámaras de Comercio de cada Comunidad Autónoma, ayudan a crear tu empresa desde cero con una atención al emprendedor y empresario desde las Ventanillas Únicas Empresariales (VUE). Para ello, ofrecen información sobre todas las ayudas y subvenciones que tienes disponibles, así como tramitación gratuita y asesoramiento.

Dentro de las ayudas existentes para lanzar o impulsar tu negocio, te pueden interesar las diferentes líneas ICO de créditos blandos, ofrecidos desde el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, un tipo de financiación pública gestionado a través de las entidades bancarias.

Creatuempresa.org

Es una página creada por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad en el que podrás encontrar toda la información sobre las ayudas e incentivos convocados por las Administraciones central, autonómica y local y por los organismos públicos.

Podrás filtrar los resultados por sector, Comunidad Autónoma y por las ayudas que tienen el plazo de solicitud abierto.

ipyme.org

Otro buscador dependiente de la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa que cuenta con una base de datos de ayudas e incentivos para las empresas.

Esta página ayuda a buscar subvenciones, créditos, incentivos fiscales o avales, entre otros, pudiendo acceder además al documento completo para obtener la información detallada de la convocatoria.

fundera.eu

Desde eaeprogramas mencionan

“Consultar las líneas de financiación pública europea y recibir asesoría sobre la más idónea para cada proyecto, es sencillo a través de Fundera, una web que recopila toda la información sobre las ayudas oficiales para pymes por parte de los organismos públicos en el ámbito de la UE”.

Infoautonomos

Un buscador privado muy completo que cada año actualiza las subvenciones para autónomos y pymes. Además, te explican los tipos de subvenciones y ayudas existentes y lo que debes saber y tener en cuenta antes de pedir una subvención.

ayudas-subvenciones.es

Aquí tienes acceso a todas las ayudas y subvenciones de toda España. Puedes registrarte gratuitamente. Te pueden ayudar en la tramitación de la ayuda a la que puedes optar.

 

Infoayudas

Este buscador privado de subvenciones es muy completo ya que puedes buscar por palabras clave, categoría/sector, Comunidad Autónoma, o beneficiario. También tienes un sistema de alertas y notificaciones de subvenciones que te avisan por email de subvenciones en las que podrías estar interesado.

Si no tienes tiempo para estar buscando ayudas o subvenciones, ponte en contacto con nosotros:

Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría

Calle de la Libertad, 35

28100 Alcobendas, Madrid

914 21 35 62

Principales ventajas e inconvenientes de los diferentes tipos de sociedades

La constitución de una sociedad mercantil es una de las fórmulas más habituales para desarrollar una actividad empresarial. Pero si estás dudando sobre qué tipo de sociedad mercantil es la que necesitas, deberías conocer las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos para tomar la mejor decisión.

Empresario individual/Autónomo

Ventajas

Como menciona CIRCE:

“-Es una forma empresarial idónea para el funcionamiento de empresas de muy reducido tamaño.

-Es la forma que menos gestiones y trámites ha de hacer para la realización de su actividad, puesto que no tiene que realizar ningún trámite de adquisición de la personalidad jurídica.

-Puede resultar más económico, dado que no crea persona jurídica distinta del propio empresario”.

Inconvenientes

“-La responsabilidad del empresario es ilimitada.

-Responde con su patrimonio personal de las deudas generadas en su actividad.

-El titular de la empresa ha de hacer frente en solitario a los gastos y a las inversiones, así como a la gestión y administración.

-Si su volumen de beneficio es importante, puede estar sometido a tipos impositivos elevados.”

Sociedad civil

Ventajas

  • Es la forma más sencilla y económica de constituir una sociedad mercantil, ya que no se necesita Escritura Pública ante notario, ni inscribir la Sociedad Civil en el Registro Mercantil (salvo en caso de existir aportaciones en forma de inmuebles o derechos reales).
  • No es necesario aportar capital inicial.
  • No se necesita una contabilidad normalizada, ni es necesario hacer públicas las cuentas.
  • Permite cotizar por la tarifa plana y la cuota mínima en el Régimen de autónomos de la Seguridad Social, así como acceder a la capitalización del desempleo.

Inconvenientes

  • La responsabilidad es ilimitada de los socios ante deudas con terceros.
  • Los impuestos serán más altos que en una sociedad mercantil, debido a que los socios tributan por el IRPF.
  • No ofrece la misma imagen de permanencia y solidez que una sociedad mercantil.

Sociedad Limitada

Ventajas

“-El capital mínimo para constituir la empresa son 3.000 euros, una cifra fácilmente asumible. Además, no tiene que quedarse en el banco. Una vez constituida la sociedad, puedes invertir el dinero.

-El patrimonio personal queda protegido en caso de que la empresa no funcione. Siempre que no cometas negligencia en la gestión, sólo tendrás que responder legalmente con el capital social de la empresa, esos 3.000 euros mínimos.

-La incorporación de nuevos socios y la transmisión de acciones a terceros es muy sencilla y flexible, incluso cuando se vende el 100% de la empresa.

-La delimitación de responsabilidades entre los socios es fácil de organizar. También se pueden añadir acuerdos privados entre determinados socios para evitar fricciones futuras”. Leer más.

Inconvenientes

  • Se pueden transmitir libremente las participaciones, pero si se tiene el consentimiento de los demás partícipes.
  • Existe la obligación de depositar las cuentas anuales en el Registro Mercantil.

Sociedad Laboral

Ventajas

  • Se limita la responsabilidad al capital aportado por los socios.
  • Es obligatorio destinar anualmente un porcentaje de los beneficios al Fondo especial de Reserva para garantizar su futuro.
  • Hay bonificaciones fiscales en la constitución.
  • Hay varias ayudas económicas para la creación de estas sociedades.

Inconvenientes

  • Se necesita un mínimo de 3 personas para constituirse.
  • Hay un capital mínimo, dependiendo de si es Limitada o Anónima.
  • No se pueden transmitir las acciones libremente.
  • Existe la obligación a depositar cuentas anuales en el Registro Mercantil.

Sociedad Cooperativa

Ventajas

Según Infoautónomos:

“-Carácter social, empresa propiedad de los trabajadores en condiciones de igualdad que a su vez es una sociedad de personas.

-Organización participativa y democrática.

-Responsabilidad frente a acreedores limitada al capital social y bienes a nombre de la empresa.

-Beneficios fiscales en la constitución (exención del ITPAJD y bonificación del 95% en el IAE) y en la tributación por beneficios.

-Ventajas en la obtención de ayudas y subvenciones (capitalización por desempleo, incentivos a la inversión de cada Comunidad Autónoma).

-Existe derecho a desempleo si se ha cotizado en el Régimen General de la Seguridad Social.

-Autofinanciación en caso de beneficios: fondos de reserva obligatoria y de educación y promoción”.

Inconvenientes

“-Mínimo 3 socios trabajadores.

-Menor agilidad en la toma de decisiones en caso de funcionamiento asambleario.

-Mayor complejidad administrativa en el proceso de constitución.

Sociedad Anónima

Ventajas

  • El número mínimo de socios para dar de alta este tipo de sociedad es uno.
  • La responsabilidad de los socios está limitada a las aportaciones.
  • La motivación de cada socio para dedicar su mejor esfuerzo es grande dado que participan directamente en los beneficios.
  • Es una sociedad abierta, lo que quiere decir que los socios pueden vender libremente sus acciones y, además, la empresa puede cotizar en bolsa.
  • Las acciones se pueden transmitir libremente mediante su venta, sin afectar a la sociedad.
  • La empresa se mantiene aún después de la muerte de alguno de sus socios, ya que las acciones se pueden transferir por herencia.
  • Esta sociedad tiene una mejor imagen que las empresas constituidas bajo algunas otras formas jurídicas.

Inconvenientes

  • El capital mínimo de constitución es elevado, 60.101,21 euros, íntegramente suscrito y desembolsado al menos en un 25%.
  • La forma de organización es más compleja y es necesaria una junta de accionistas una vez al año, como mínimo.
  • Estas empresas suelen requerir varios socios o inversores, por lo que no suele ser para un empresario individual.
  • Es necesario depositar las cuentas anuales en Registro Mercantil.

Si necesitas ayuda para constituir tu sociedad, nuestra asesoría legal te puede ayudar. Estos son nuestros datos de contacto.

Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría
Calle de la Libertad, 35, 28100 Alcobendas, Madrid
914 21 35 62

photo credit: marcoverch Balkenwaage vor weißem Hintergrund via photopin (license)

¿Cuáles son los tipos de sociedades más comunes?

Si vas a poner en marcha una empresa, es importante que elijas una fórmula societaria adecuada a tus necesidades porque, aunque puedan parecer iguales, hay diferentes tipos de sociedades y no todas son mercantiles.

¿Qué se entiende por sociedad mercantil? Es una sociedad que tiene por objeto realizar actos de comercio o alguna actividad sujeta al derecho comercial.

La sociedad mercantil está formada por dos o más personas físicas (excepto en los casos de las S.L Unipersonales que sólo es una) que quieren obtener lucro mediante esta actividad y se les obliga a poner, en un fondo común, bienes para constituir el capital social de la empresa. Este capital se transformará en los bienes que permitan llevar a cabo la actividad comercial.

Los socios participan en las ganancias y en las pérdidas que se obtengan de la mencionada actividad.

Tipos de sociedades

Sociedad Limitada

Según menciona La Cámara de Comercio

“Es el tipo de sociedad más habitual en España desde hace décadas debido a que los empresarios no tienen que responder de forma personal con su patrimonio de las deudas de la empresa, la responsabilidad se limita al capital aportado. Es una forma acorde a las requerimientos habituales de una pyme y las necesidades de capital son inferiores a las de la sociedad anónima.

Se caracteriza porque la responsabilidad de los socios es limitada y porque el capital social está dividido en participaciones. Para su constitución, es necesario un capital mínimo exigido de 3.000 euros y el número mínimo de socios para su constitución es de uno.”

Empresario individual/Autónomo

Se trata de cualquier persona física que desarrolla una actividad económica, empresarial o profesional, como es el caso de los autónomos, tanto empresarios como profesionales.

El empresario es quien se encarga de organizar, dirigir y gestionar toda la actividad, realizando todo esto con ánimo de lucro. En caso de deudas originadas por la actividad desarrollada. Responde con su patrimonio personal excepto su vivienda siempre que su valor no supere los 300.000 euros o los 450.000 € en poblaciones de más de un millón de habitantes.

Sociedad Cooperativa

Lo explica El Blog Salmón

“Las cooperativas nacen porque varias personas tienen intereses comunes y deciden unir sus esfuerzos y su capital para llevar a cabo una actividad empresarial que no podrían realizar cada una por separado.

Las cooperativas son muy típicas en el sector primario. Conocidas por todos son, por ejemplo, las cooperativas para la producción de aceite de oliva. En este caso, un agricultor que posea unas pocas hectáreas de olivar puede optar por producir y vender aceite haciéndose miembro de una cooperativa y recoger los beneficios que le corresponden.”

La responsabilidad de los socios se limita al capital aportado y pueden ser cooperativas de primer grado (los socios son personas físicas o jurídicas), de segundo grado (los socios son cooperativas de primer grado), de tercer grado (formadas por cooperativas de segundo grado) y así sucesivamente.

Sociedad civil

Es una modalidad de empresa que consiste en un contrato por el cual dos o más personas ponen en común dinero, bienes o industria con el fin de dividir entre sí las ganancias generadas.

Este tipo de sociedad no tiene personalidad jurídica, no exige aportación mínima y se suele utilizar para empresas cuyas actividades económicas no sean actos de comercio, o lo que es lo mismo, operaciones financieras y comerciales que generen ganancias a partir de una actividad económica.

Existen 4 tipos de sociedades civiles:

  • Sociedad civil ordinaria
  • Sociedad civil de responsabilidad limitada de capital variable
  • Sociedad civil particular
  • Sociedad civil universal

Sociedad Anónima

“La sociedad anónima (S.A.) es una forma de organización de tipo capitalista muy utilizada entre las grandes compañías. Todo el capital se encuentra dividido en acciones, que representan la participación de cada socio en el capital de la compañía.

Una de las características de la sociedad anónima es que la responsabilidad de cada socio es proporcional al capital que haya. Por eso, participar en una S.A. tiene un nivel de seguridad financiero bastante alto.

La fundación de una Sociedad Anónima requiere un capital mínimo bastante alto. En España, la Ley de Sociedades Anónimas define un capital social mínimo de 60.101,21€.” Leer más.

Sociedad Laboral

Es una sociedad mercantil que puede ser Anónima o de Responsabilidad Limitada, en la que la mayoría del capital es propiedad de los trabajadores que prestan en ella servicios retribuidos de forma personal y directa y cuya relación laboral es por tiempo indefinido.

La responsabilidad de los socios se limita a las aportaciones realizadas.

El capital social mínimo será el establecido por la Ley de Sociedades Anónimas y Sociedades Limitadas, pero existe una limitación máxima de capital: ningún socio puede poseer más de la tercera parte del capital social, salvo que se trate de Sociedades Laborales participadas por el Estado, Sociedades Públicas, asociaciones y entidades sin ánimo de lucro. En estos casos, se podrá superar ese límite sin superar al 50%.

Estos son los principales tipos de sociedades que hay. Si no tienes claro cuál es el más conveniente para ti, nuestra asesoría jurídica te puede ayudar. Estos son nuestros datos de contacto.

Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría
Calle de la Libertad, 35, 28100 Alcobendas, Madrid
914 21 35 62

photo credit: ThoroughlyReviewed Legal Contract – Must Link to https://thoroughlyreviewed.com via photopin (license)

Gastos deducibles en el IRPF 2018 del autónomo

¿Sabes cuáles son los requisitos que necesitas cumplir para deducir los gastos de tu actividad en tu declaración de la renta (IRPF) de 2018?

Para que un gasto sea deducible, debe cumplir tres premisas: debe estar relacionado con la actividad económica que se está desarrollando, tiene que justificarse con su factura o recibo correspondiente y tiene que estar registrado en los libros contables del autónomo.

Teniendo en cuenta esto, vamos a pasar a explicar cuáles son los gastos que los autónomos se pueden deducir en su declaración de la renta de 2018, ya que hay algunas novedades que han entrado en vigor este año con la nueva ley.

Gastos deducibles en el IRPF del 2018

Dietas y gastos de viaje

Los autónomos podrán descontarse hasta 26,67 euros diarios de manutención si tienen que comer fuera de casa por motivos laborales, siempre y cuando sean consumiciones hechas en días laborales y en establecimientos de restauración y hostelería fuera del municipio donde se desarrolla la actividad.

Para ello, tendrás que pagar de forma electrónica o con vales de comida, solicitando la correspondiente factura.

Gastos derivados de la actividad

Son gastos directamente relacionados con la actividad profesional, como el alquiler y los gastos del local, la compra de materias primas, material de oficina o el vestuario profesional (uniformes, ropa de protección y otras prendas con el anagrama del negocio).

También, los gastos de gestoría, la publicidad para dar a conocer el negocio e incluso, la cuota de autónomos.

Gastos de la vivienda

“Si la actividad profesional se desarrolla en casa, es posible descontarse parte de los gastos asociados a ésta. La hipoteca, el agua, la electricidad, el teléfono o Internet son algunos de los gastos que se pueden descontar. La regla ha generado polémica. En un principio, se trató que fueran deducibles el 30% de los gastos del hogar.

Sin embargo, la norma finalmente aprobada requiere declarar hasta un 30% de la vivienda como parte afecta al negocio. Y, de ese 30%, desgravarse el 30%, de los suministros. De este modo, la parte a desgravar legalmente es muy inferior a ese 30%.” Leer más.

Asistencia médica

Las primas de seguros por enfermedad y la asistencia médica del trabajador en la parte correspondiente a él mismo, su cónyuge y a los hijos siempre y cuando sean menores de 25 años y vivan con él.

El máximo deducible son 500 euros por persona, aunque la cantidad se amplía hasta los 1500 euros si hay algún miembro con discapacidad.

Sueldos, salarios y otros gastos del personal

Puedes desgravarte cualquier pago a tus trabajadores contratados, ya sea en concepto de nómina, paga extra, dietas y gastos de viajes, premios o indemnizaciones.

También te puedes desgravar otros gastos del personal que no están especificados anteriormente como los de formación, las indemnizaciones por finalización de contrato, seguros de accidentes del personal, obsequios, etc.

Seguridad social a cargo de la empresa

Según Ticpymes, te puedes deducir

“las cotizaciones derivadas de la contratación de trabajadores más las correspondientes al empresario autónomo. Por lo que se refiere a las aportaciones a mutualidades de previsión social, con la reforma fiscal, a partir de enero de 2015 es deducible el 50% de la aportación por contingencias comunes.”

Hasta ahora sólo eran deducibles las de los profesionales autónomos no integrados en el régimen especial de trabajadores autónomos que tengan la alternativa legal de cotizar a una mutua, con un máximo de 4.500 euros anuales.”

Alquileres y cánones

Se consideran gastos deducibles los alquileres o arrendamientos, así como los cánones, los servicios de asistencia técnica y las cuotas de las operaciones de leasing que no tengan por objeto terrenos, solares u otros activos no amortizables.

IVA soportado

Como apunta Infoautonomos

“sólo será deducible cuando no sea desgravable a través de la declaración de IVA, es decir, que no presenten declaraciones trimestrales de IVA y, por tanto, no tengan derecho a deducirse las cuotas soportadas. Esto ocurre en actividades exentas de IVA (ej- medicina) y en actividades acogidas a algunos regímenes especiales (régimen especial de recargo de equivalencia y régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca).”

Servicios profesionales de gestión

Se incluyen los honorarios de los profesionales contratados para la gestión de la empresa como economistas, abogados, auditores o notarios. También están incluidas las comisiones pagadas a agentes comerciales o mediadores independientes.

Otros servicios exteriores

Por último, también se pueden deducir los gastos destinados a investigación y desarrollo (I+D), el pago de primas de seguros y los servicios bancarios o transportes.

¿Tienes dudas o quieres que un profesional te elabore tu IRPF de este año? Nosotros, desde nuestra asesoría fiscal en Alcobendas, te podemos ayudar. Estos son nuestros datos de contacto.

Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría
Calle de la Libertad, 35, 28100 Alcobendas, Madrid
914 21 35 62

1 2 3 4 7