Es posible que algunos no lo sepan, pero la Seguridad Social da facilidades a las pymes y  los autónomos a la hora de abonar sus deudas con ella. Por ejemplo, permite el aplazamiento y el fraccionamiento del pago, un par de procedimientos que el profesional o la pyme puede realizar cuando más ajustadas estén sus cuentas.

De hecho, el aplazamiento y fraccionamiento de las deudas con la Seguridad Social son dos de los procedimientos más solicitados en los últimos años, pero ¿qué condiciones deben cumplirse para que te lo concedan? A continuación, nuestros asesores laborales te explican todo lo que debes saber sobre este trámite.

¿Qué es el aplazamiento?

Tal como lo explican en Infoautónomos se trata de

“una moratoria que permite pagar las deudas contraídas con la Seguridad Social, tanto futuras como acumuladas, en un plazo superior y posterior a las fechas reglamentarias de pago. De esta forma, quienes hayan solicitado y obtenido el aplazamiento tendrán consideración de estar “al corriente” de sus obligaciones con la Seguridad Social, lo que les permitirá, por ejemplo, pedir un préstamo a un banco o contratar servicios con las administraciones públicas”.

Cuándo solicitar el aplazamiento

El aplazamiento o fraccionamiento de las deudas de la Seguridad Social puede solicitarse  perfectamente  desde el mismo día que vence el plazo reglamentario para pagar la deuda. Una vez esto ocurre, se abre un plazo determinado como “periodo de recaudación voluntaria” durante el cual se puede solicitar también el aplazamiento.

Si este lapso para solicitar el aplazamiento también se vence, el Estado puede llegar a embargar bienes para tomarlos como parte del pago que se le debe. Sin embargo, esto no ocurrirá hasta que la Seguridad Social se comunique con el autónomo o pyme para notificarle su situación, lapso durante el cual también podrá pedir el aplazamiento.

¿Qué tipo de deudas se pueden aplazar?

Desde la Revista de la Seguridad Social explican que el autónomo o pyme

“se puede aplazar cualquier deuda que tenga con la Seguridad Social, o como dice la ley “cualquier deuda de Seguridad Social objeto de gestión recaudatoria en dicho ámbito”. Normalmente se tratará de las cuotas que se deben pagar mensualmente por cotizaciones sociales, pero también pueden ser recargos sobre las anteriores. Sin embargo, hay dos tipos de cuotas que son inaplazables: 1) las cuotas que se pagan para dar cobertura a los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales y 2) en el caso de que sea empresario y tenga trabajadores a su cargo, la llamada ‘cuota obrera’, el porcentaje que corresponde pagar al trabajador por cuenta ajena y de cuyo ingreso es responsable el empresario”.

Dónde solicitar el aplazamiento

Para solicitar el aplazamiento es necesario que el autónomo o pyme se dirija a la Administración de la Seguridad Social o a la misma Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social de su provincia. También es posible hacer la solicitud por correo postal o digital mediante la  Sede Electrónica de la Seguridad Social.

En cuanto a los requisitos para acceder al aplazamiento, desde Infoautónomos explican que

“la documentación a entregar, además, del modelo de solicitud y un documento de reconocimiento de la deuda, es el documento que certifique la liquidación de la deuda inaplazable (que deberá ser abonada antes de pedir la moratoria) y el documento que indique la deuda que se pretende posponer. Además, es conveniente presentar la documentación necesaria que demuestre la necesidad de reclamar el aplazamiento (por ejemplo, informes de la situación económico-financiera), así como la que acredite que la empresa o autónomos cuenta con los recursos necesarios para la devolución de la deuda. La Tesorería de la Seguridad Social podrá solicitar en un plazo de 10 días la subsanación de aquellos apartados de la solicitud y la información aportada que consideren oportuno. La resolución deberá ser dictada en un plazo máximo de tres meses, indicando la cuantía de deuda aplazada, el periodo, los vencimientos y los plazos para la constitución de garantías si fuera necesario”.

Además de esto, cabe destacar que si la deuda supera los 30.000€ deberá ser presentado un aval como garantía de que la deuda será pagada. Los intereses varían en este sentido también ya que si se presentan garantías, la tasa que se debe pagar es de 3%, mientras que si no se presentan garantías los intereses ascienden a 3.75%.

La verdad es que la solicitud de un aplazamiento y fraccionamiento de deuda a la Seguridad Social puede resultar algo complejo. Por eso, si necesitas ayuda, contacta con nosotros:

Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría
Calle de la Libertad, 35, 28100 Alcobendas, Madrid
914 21 35 62

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

llamanos-horizontal