Verano, tiempo de descansar, desconectar un poco y recargar baterías. Sin embargo, antes de irte de escapada, es necesario que cumplas con algunos detalles importantes en tu fiscalidad para evitar sanciones innecesarias. Como sabrás este es el séptimo mes del año, motivo por el cual hay que rendir cuentas a Hacienda por los ingresos obtenidos durante el segundo trimestre del año y por los rendimientos obtenidos el año anterior.

Los modelos a presentar este mes son fáciles de procesar, de modo que no hay ningún motivo para dejar de hacerlo. Por el contrario, es de vital importancia hacerlo para estar al día con Hacienda y continuar normalmente con las actividades de nuestra empresa los siguientes meses del año. De este modo, no tendrás que preocuparte por nada más hasta el próximo mes de octubre cuando debes rendir cuentas por los ingresos del tercer trimestre del año.

¿Cuáles son los modelos fiscales a presentar obligatoriamente?

Desde la web MuyPymes explican a la perfección que autónomos y pymes

“deben preparar toda la documentación necesaria para volver a presentar los modelos 111, 115, 130, 131, 303 y 349.  Además, las compañías tienen hasta el próximo 25 de julio para entregar la declaración anual (del año anterior) del impuesto de sociedades cumplimentando el modelo 200.

  • El Modelo 111 es uno de los más utilizados por pymes y autónomos. Deben presentarlo los autónomos y empresas que cuenten con trabajadores en plantilla o que hayan contratado servicios de otros autónomos.

  • El modelo 115 es un modelo de liquidación en el que pymes y autónomos declaran las retenciones del IRPF que han practicado a su alquileres a lo largo del trimestre.

  • El modelo 130 es el modelo de autoliquidación del pago fraccionado del IRPF. Deben presentarlo todas las personas físicas que desarrollen actividades económicas mediante estimación directa normal o simplificada.

  • El modelo 131 es el modelo que los autónomos que se encuentren en el régimen de estimación objetiva (módulos) tienen la obligación de presentar trimestralmente ante la Agencia Tributaria.

  • El modelo 303 representa la declaración trimestral del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). En realidad, indica el pago fraccionado del IVA, por el que el profesional deberá pagar a Hacienda trimestralmente la diferencia entre el IVA repercutido en sus facturas de ventas y el IVA soportado en sus facturas de gastos.

  • El modelo 349 es una declaración informativa mediante la cual los autónomos y las empresas detallan sus operaciones intracomunitarias, es decir, aquellas compraventas de bienes o servicios realizadas a una empresa o profesional emplazado en otro estado miembro de la Unión Europea. Sólo deben presentarlo aquellos profesionales que se hayan dado de alta en el Registro de Operaciones Intracomunitarias, dispongan de un CIF intracomunitario y, por lo tanto, emitan estas facturas sin IVA”.

¿Qué pasa si se vence el plazo para pagar los modelos?

Es un problema serio porque Hacienda tardará un poco en revisar y sancionar a aquellos que no cumplan con los plazos establecidos. Es por ello que lo que se aconseja es presentar los modelos antes de que la Hacienda actúe de oficio para sancionar al autónomo o empresa.

El porqué está perfectamente explicado en Autónomos y Emprendedores, ya que

“en los casos en los que la declaración trimestral salga a ingresar, hay que hacer frente a recargos, que suben según se tarde más en cumplir la obligación. Hasta tres meses desde la fecha obligatoria (20 de julio) el recargo será del 5% sobre la cantidad a pagar;  si se tarda de tres a seis meses, el recargo crece hasta el 10%; si el tiempo transcurrido va de seis a doce meses, el recargo será del 15%; y si se tarda más de un año, del 20% y además con intereses de demora. Por “pronto pago” el contribuyente puede tener una reducción 25% en el recargo.

Si la regulación no ha sido voluntaria y ha sido Hacienda quien se ha dirigido al contribuyente, habrá sanción. Ésta será a partir de 50% de la cantidad que resulte a ingresar, más intereses de demora desde el primer día de retraso.

Si la declaración sale cuota cero o negativa, no habrá recargos. Si la presentación es voluntaria, la sanción será de 100 euros. Si no es voluntaria, la sanción sube a 200 euros. Si bien, existe una reducción del 25% de estas sanciones por “pronto pago”, de forma que los 100 euros se quedan en 75 euros y los 200, en 150 euros”.

De modo que, aunque te retrases un poco, es importante presentar los modelos lo antes posible. Evidentemente, tendrás que pagar un recargo, pero este no será tan cuantioso mientras realices la presentación lo antes posible.

¿No sabes cómo hacer o presentar los modelos? O si sabes, ¿pero no te quieres encargar de ello? Recurre a asesores fiscales expertos. En Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría podemos ayudarte. ¡Ponte en contacto con nosotros!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

llamanos-horizontal