Hay momentos en los que es imposible continuar con una relación laboral y es necesario finalizarla. Si piensas que un empleado no te es rentable, tomar la decisión de despedirlo puede ser lo mejor para la empresa.

Siempre es importante, entre otras muchas cosas, que se mantenga una buena atmósfera en la empresa, cosa que no es posible si existen inconformidades con algunos empleados. Es por ello,  que no hay que dudar en tomar la decisión de despedir antes de que se cree un ambiente de trabajo hostil que afecte a la calidad de vida laboral de todos en la empresa.

Esto no solo aplica a empresas que tienen un espacio de trabajo físico en el que la mayoría de sus trabajadores conviven diariamente, sino también para aquellas en las que la interacción es a distancia. Un empleado que no cumple con sus responsabilidades y constantemente entre en conflicto con los demás miembros del organigrama es dañino para la empresa.

Nunca es fácil despedir a tu primer empleado

Como CEO o dueño de negocio, está claro que no es una decisión agradable de tomar. Lo explica muy bien Heather R. Huhman en Enterpreneur

“Nunca será fácil despedir a tu primer empleado. El proceso puede ser como una versión rápida de las cinco etapas del duelo. En un principio, el empleado puede estar en negación. Esto rápidamente se convierte en enojo, dirigido al mensajero. Luego viene la súplica: el empleado promete hacer lo que sea para mantener el trabajo. Esto es seguido por tristeza, manifestado a veces llorando y finalmente la conversación termina (con suerte) con un bajo nivel de aceptación.

La primera vez que despedí a alguien fue porque no cumplía con las fechas establecidas. Era muy talentosa, lo que me hizo ignorar el problema en un principio.

Decidí hablar con ella para tratar de encontrar una solución. Luego tuvimos otra plática y otra. Nada funcionaba.

Cuando un cliente se quejó sobre los retrasos en las entregas y otras ineficiencias supe que la mujer tenía que ser despedida. Le había dado suficiente tiempo para mejorar y muchas sugerencias.

Mi decisión fue difícil ya que tiendo a involucrarme emocionalmente con mis empleados. Me preocupa profundamente su éxito y hago lo mejor para que se sientan parte de mi equipo.

Despedir a gente nunca se hace más fácil, pero la primera vez puede ser la peor, especialmente si son personas con las que fundaste tu empresa”.

Sin duda, como bien dice Heather, es una decisión difícil, pero es una necesidad, de lo contrario se crea una reacción en cadena en la que otras cosas comienzan a fallar por la irresponsabilidad de uno solo. De modo que si quieres despedir a un empleado, es necesario que apliques los siguientes pasos que te explicamos a continuación.

Pasos para despedir un empleado

La decisión de despedir a un empleado que en algún momento ha tenido un muy buen rendimiento debe ser tomada con mucha seriedad. Se trata de un proceso que debemos preparar meticulosamente antes de comunicar la decisión final al empleado. En Pymerang explican que los primeros 4 pasos para despedir a un empleado son:

Analice y medite acerca de las razones del despido. Dada la importancia de las consecuencias de la decisión, es importante que clarifique las causas del despido, para disponer así de argumentos en el proceso con el trabajador.

Disponga de todos los datos necesarios (causas del despido). Sea cual sea el motivo, debe disponer de todos los documentos que apoyen la decisión tomada (evaluación del desempeño, datos de rendimiento, hojas de objetivos, etc.).

Sea transparente con la información. Hasta el momento de la decisión, es esencial no esconder información y ser claro con todos y cada uno de los colaboradores sobre el motivo de despido, acerca de la realidad de la organización, área funcional o puesto de trabajo.

Evite posibles filtraciones. Teniendo en cuenta que se trata de una decisión de calado, trate, por todos los medios, que no llegue a los oídos de la persona antes del momento de que sea informada.”

Estos son los primeros pasos, pero no es todo lo que debes saber para despedir a un empleado. Una vez hayas hecho lo antes mencionado, será necesario que:

Detalles todos los datos del despido. Es momento de hacer cuentas para determinar la cuantía del finiquito del empleado por el tiempo que estuvo a tu servicio. Esto es un aspecto legal sumamente importante, de modo que no puede ser pasado por alto.

Informar al supervisor directo del empleado. Normalmente, el gerente de recursos humanos no es quien comunica la información del despido, sino que suele hacerlo un supervisor directo del empleado, con el que este mantenga comunicación constantemente.

Ofrecer asesoría al empleado. En esos momentos el empleado puede estar en shock y su autoestima verse afectada notablemente. Es una buena oportunidad para asesorarlo y motivarlo a continuar su camino en otra empresa, haciéndole críticas constructivas para que mejore en las cosas que ha fallado y han llevado a su despido.

Es más que aconsejable que en todo este proceso cuentes con asesores laborales expertos como los que disponemos en Tramitalia Alcobendas – Asesoría y Gestoría. Ellos te harán el proceso más llevadero pero, sobre todo, te asegurarás de estar cumpliendo en todo momento con la legalidad. Es la mejor forma de evitar problemas futuros.

Estos son todos los pasos que se deben seguir para despedir a un empleado. Con el tiempo, irás acumulando experiencias que te harán cada vez más ágil para identificar empleados tóxicos para tu empresa y te será más fácil el proceso de despido.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

llamanos-horizontal